#ElHambreNoSeVe en #Cuenca, sí la Solidaridad de los conquenses

#ElHambreNoSeVe en #Cuenca,sí la Solidaridad de los conquenses

¡Cuantos de nosotros nos sentimos casi vencidos ante tan indignas como humanas vulnerabilidades!

Cuando corrupción, irresponsabilidad, discriminación y tan largo etcétera parecen hacer irreversible una crisis que impide la realidad de un mundo mejor para todos, existen cosas-pequeñas para quienes no ven más allá de su corta mirada-que nos hacen recobrar la fe en el ser humano.  

Pequeñas cosas, quizá, pero lo que de verdad importa es que crean cosas grandes como ese imprescindible cambio que requiere nuestro mundo.

Pequeñas cosas que me han hecho vivir una experiencia tan grande como emocionante en la recogida del Banco de Alimentos de Cuenca, Ciudad Patrimonio de la Humanidad por Naturaleza y Cultura según la Unesco.

Por solidaridad, añade esta voluntaria  humildemente orgullosa de un paisanaje que ha demostrado, sí, que Cuenca existe como existe la empatía.

Banco de Alimentos de Cuenca que como los 54 restantes de la geografía española está promoviendo una Gran Recogida para así tratar de paliar ese hambre que no se ve. Hambre de una población española que las anteriormente citadas vulnerabilidades humanas han incrementado en un 40 %.Es el motivo de que el Banco de Alimentos esté al 25% de su capacidad y de que acciones puntuales como la presente sirvan para aumentar sus recursos.

Banco de Alimentos de Cuenca, organización sin ánimo de lucro (no olvidemos que eso es una ong) de la que lo que más valoro es que carece de personal remunerado. Todo se hace por voluntad propia y sin más interés que el interés común de luchar contra la común vergüenza de una realidad: el hambre existente en la provincia de Cuenca.

Vergüenza que siento a diario y que, porque nada vale si no se comparte, me ha llevado a colaborar en esta Gran Recogida de Alimentos. Así, hasta a la vergüenza le he encontrado su lado positivo porque ella me ha llevado a conocer y amar mucho más a mi paisanaje conquense.

Paisanaje de tantos puntos de la provincia de Cuenca-Alcarria y Serranía- que ayer me hicieron sentir el  hambre en carne propia porque su  empática generosidad nos impidió cualquier receso a mí y a mis compañeros Paqui y Antonio. Por cierto, ningún azar y sí enorme suerte formar parte de un “trío ante quien nadie es capaz de resistirse” a decir de un Valiente Ángel.

Paisanaje que no dio tiempo ni lugar a montar las cajas e instalar los espacios donde depositar  los alimentos. Mucho antes, bien temprano, ya nos estaban preguntando a quienes intuían voluntarios-aún sin identificación corporativa-sobre qué y donde donar.

Paisanaje conquense en el que incluyo a Bea, Fran, Rebeca, Gema y todo el jovial, profesional, tolerante  y entrañable equipo humano de ese Mercadona en el que he tenido la fortuna de seguir aprendiendo y dando gracias a la vida que me, nos está  dando tanto, tanto en esta Gran Recogida de Alimentos 2014.

Paisanaje conquense que ha dado y se ha dado. Así lo manifestaron algunos jóvenes donantes de alimentos  en su demanda de información para sumarse como voluntarios.

Paisanaje conquense que cuantas veces ha sorprendido a quien como capital defecto confiesa un genético despiste. Éste y sólo este le ha impedido reconocer a muchos, demasiados para quien no cree merecer tan larga trascendencia en tan positivas memorias ajenas, que llamándola por su nombre la han buscado, saludado, demandado consejo sobre qué alimentos donar…

Cuando Carlos y el portalrubiero Álvaro,miembros del equipo de Banco de Alimentos de Cuenca se empeñan en dar las gracias por la voluntad de colaborar con ellos,mi respuesta siempre es  rotunda ¡no déis las gracias porque todos estamos en el mismo barco!  Hoy el tener trabajo no es cuestión meritoria y sí el hambre tan arbitraria que a todos nos puede tocar.

"El hambre no se ve" está siendo acertado lema del Banco de Alimentos para la Gran Recogida 2014.Cierto, el hambre no se ve.Tampoco en Cuenca.

No menos cierto que esta conquense siente la necesidad de dar las gracias porque ha  sentido en Cuenca la gracia de ver tan inmensa solidaridad en la mayoría de una población que la ha reconciliado con la ilusión de que un mundo mejor para todos es posible si  una mayoría de la población nos empecinamos, unidos, en ello.

Por ello, aunque sea responsabilidad común porque el hambre no se ve pero sí la solidaridad de los conquenses ¡GRACIAS, CUENCA!

Etiquetas: solidaridad, conquenses, ElHambreNoSeVe, Banco de Alimentos

Agradecimientos

  • Renfe
  • Eroski
  • Obra Social Fundación La Caixa
  • BBVA
  • Movistar
  • Fundació Privada Josep Anton Cerqueda
  • Globalcaja
  • Mercadona
Copyright © 2014 Banco de Alimentos de Cuenca